Armero, un hermoso pueblo de Colombia, es arrasado por el barro. Decenas de niños desaparecieron y muchas familias quedaron fragmentadas. 
Amalia, una niña de diez años, es la protagonista de esta historia.  La niña cree haber visto a un niño hecho de barro que se parecía mucho a su hermano desaparecido.


El conejo Perejil es el personaje principal de la historia que está escribiendo el escritor. Pero está muy enojado con el escritor porque no le gusta lo que escribe y por eso decide renunciar. El escritor le ruega que no se vaya y le promete arreglar la historia y dar gusto a los caprichos del conejo.